viernes, 27 de octubre de 2017

7 lecciones marketeras del "batacazo" en taquilla de Blade Runner 2049

Aunque profundamente anhelada por los fans de su antecesora, Blade Runner 2049, la secuela de la mítica película de Ridley Scott, no ha conseguido pulverizar la taquilla (como venía dispuesta a hacer cuando aterrizó en los cines hacer un par de semanas).
Pese a venir escoltada por estrellas de muchísimo relumbrón como Ryan Gosling y Harrison Ford, el filme de Denis Villeneuveno ha logrado convertirse el “taquillazo” que muchos aventuraban que sería (de manera casi “impepinable”).

Está claro que algo ha fallado en la cacareada secuela de Blade Runner. No obstante, de sus errores podemos extraer también un puñado de valiosísimas lecciones marketeras. Las más importantes las disecciona a continuación PR Daily:
1. Menos es más
Con un metraje de 2 horas y 43 minutos, Blade Runner 2o49 ha intimidado probablemente a un buen número de espectadores deseosos de producciones de digestión algo más rápida. En la era digital, en la que el consumidor tiene un nivel de atención inferior al de los peces de colores, apostar por la brevedad es un “must” (con algunas honrosas excepciones) para los marketeros.
2. Las críticas positivas no lo son todo
Puede que Blade Runner 2049 no haya calado entre el público, pero sí lo ha hecho entre los críticos, que han regalado a la película de Denis Villeneuve fervorosas críticas. De manera similar, si un producto alberga en sus entrañas algún tipo de fallo (verdaderamente grave), ningún comentario (ni el más positivo del mundo) logrará librarle de las garras del fracaso.
3. No hay que perder de vista a la competencia
Algunos especulan con la posibilidad de que detrás del escaso fuelle en taquilla de Blade Runner 2049 podría estar la reedición de otro clásico, It, que llegó a la gran pantalla unas cuantas semanas antes que el filme protagonizado por Ryan Gosling y Harrison Ford. Y puede que haya algo de razón en ello. Es una verdad (marketera) universal que los grandes lanzamientos es mejor hacerlos cuando la competencia está tranquila.
4. Hay que conectar con diferentes tipos de audiencias
No son pocos quienes han echado en cara a Blade Runner 2049su escaso “sex appeal” entre las mujeres y su afán por conectar única y exclusivamente con los hombres mayores de 25 años. En el marketing, como en el cine, es importante no jugárselo todo a la carta de una audiencia muy concreta (a menos que estemos seguros de que ésta va a llenar suficientemente las arcas de nuestra empresa).
5. Es vital despertar la curiosidad de la audiencia
Dicen las malas lenguas que los tráilers excesivamente genéricos y totalmente huérfanos de “secretos” de Blade Runner 2049 han hecho un flaco favor a la película. Un tráiler, al igual que los “teasers” utilizados por las marcas en sus campañas de publicidad, debe sacarse algún as de la manga en forma de sorpresa o secreto a medio desvelar para despertar así el apetito de la audiencia.
7. Si algo va a tener una secuela, asegúrese de que ese algo tuvo en su momento un éxito arrollador
Con el transcurso de los años Blade Runner se ha convertido en todo un icono del séptimo arte, pero lo cierto es que no fue jamás un “taquillazo” sino más bien todo lo contrario. En el marketing las secuelas son fenomenales, pero siempre y cuando estén apuntaladas en éxitos verdaderamente sólidos.
8. El “timing” importa (y mucho)
Han pasado 35 años desde el estreno de Blade Runner. Tiempo más que suficiente para que los más jóvenes no hayan visto jamás este filme y no estén tampoco interesados en ver su secuela. A la hora de lanzar la segunda versión de un producto, es vital que el lanzamiento tenga lugar antes de que el consumidor haya perdido el interés en el producto original.