miércoles, 29 de noviembre de 2017

7 síntomas de ansiedad a los que debes prestar atención

La ansiedad es uno de los problemas de salud más comunes en este siglo XXI, especialmente en economías desarrolladas. En este artículo te contamos algunos de los principales indicadores y signos de que la padeces para que sepas identificarla de forma correcta. La ansiedad se trata de la condición de una persona que experimenta una conmoción, intranquilidad, nerviosismo o preocupación. En términos médicos, la ansiedad es el estado angustioso que puede aparecer junto a una neurosis u otro tipo de enfermedad y que no permite la relajación y el descanso del paciente.
Para poder afrontarla, es importante detectar los síntomas de ansiedad, ya que mientras algunos son más evidentes, lo otro no son tantos. Nos encontramos con una obsesión por las cosas que podrían salir mal en el futuro, aumento de las tasas de respiración y del ritmo cardíaco, mayor tensión muscular o cambios en el apetito.
Cada uno de estos nueve síntomas por sí solo no indica necesariamente problemas de ansiedad, pero si experimentas varios de ellos juntos, lo más probable es que la estés padeciendo:
  • Pesadillas: En muchas ocasiones nuestra mente genera una narración para acompañar las emociones que experimentamos. Así, además del insomnio y la dificultad para dormir, es habitual manifestar la ansiedad a través de pesadillas, como persecuciones, sentirse atrapado o caer al vacío. 
  • Planificación excesiva: La incertidumbre y la ansiedad no se llevan bien, razón por la que muchas personas se sienten incómodas con el tiempo no estructurado o la espontaneidad, y viven según eternas listas.
  • Pérdidas de memoria y distracciones: La ansiedad provoca que cometamos pequeños olvidos, desconectemos de las conversaciones y nos sintamos distraídos, ya que nos saca del presente.
  • Cambios en el apetito: La ansiedad genera todo tipo de trastornos en el hambre, desde el incremento de antojos a la ausencia de apetito, en ocasiones debido al estrago que causa el cortisol, u hormona del estrés, alterando la salud digestiva. 
  • Fatiga: Sentirnos inquietos no quita que también la ansiedad se manifiesta en estado de agotamiento, ya que el cuerpo no está preparado para estar en constante estado de alerta y estrés, y cuando nos sentimos ansiosos, nuestros cuerpos intentan compensarnos calmándonos y poniéndonos a dormir, provocando somnolencia en horas medias del día.
  • Irritabilidad: Si te sientes más molesto por todo que de costumbre, tu estado mental puede corresponder a la ansiedad.
  • Manifestaciones físicas: Las taquicardias, palpitaciones, sensación de opresión en el pecho, falta de aire, sudoración, molestias en el estómago, tensión, rigidez en los músculos, mareo e inestabilidad también son propios de la ansiedad.
Entre los síntomas de carácter psicológico también destacan la sensación de agobio, amenaza, ganas de huir, sensación de vacío o dificultad a la hora de tomar decisiones. 
Fuente | Bustle