jueves, 25 de enero de 2018

7 claves para saber si tienes el diseño que se merece tu proyecto online

¿Cuanto peso tiene un "buen diseño" en el fracaso o éxito de tu proyecto online?

Es una pregunta que siempre está presente en mi cabeza y negocio. Hace unos días me saltó de golpe al ver en las noticias un congreso de diseñadores (de todos los campos) que se quejaban del poco apoyo e importancia que se le daba a su creatividad. Diseñar no es hacer 3 garabatos y colorearlos. Hay mucho más detrás para que ese diseño cumpla su objetivo.

El diseño está presente en nuestro día a día. Cuando vamos al super, a comprar un perfume, un mueble nuevo, un boli,una taza para nuestro café,...Con tanta competencia de calidad "un pequeño gran detalle" como el diseño puede marcar la diferencia y hacer que compren tu producto o servicio y no los otros.



Todo esto se puede extrapolar perfectamente al diseño web de un negocio online  un proyecto que se quiere monetizar de algún modo. No estamos vendiendo un producto físico (a no ser que tengas una e-commerce) pero sin un curso, un servicio, una filosofía y una marca que debe tener un "vehículo visual" profesional, único y personalizado de acuerdo con tus valores y objetivos.

Con esto quiero que seas consciente de la transcendencia de tener una web donde los elementos estén integrados y sean mostrados de una manera coherente y en linea con nuestra marca. No nos vale de mucho tener un contenido excelente con unas imágenes mediocres y de baja calidad. Ya que el posible cliente tendrá una percepción rebajada de nuestro proyecto y ese gran contenido no lucirá y ni será potenciado por las imágenes.Tenemos que vender un todo y no conformarnos con solo partes correctas.



¿Te has parado a pensar y analizar si tu web, blog, tienda cumplen ese concepto de calidad de marca tan integral?

Te he preparado una lista con los principales puntos a tener en cuenta para el diseño que se merece tu proyecto. 

  1. El mensaje de tu marca : analiza que tono y tipo de lenguaje utilizar tanto en tu web como en redes sociales y emails. Debe adecuase al tipo de cliente que te diriges sin dejar de ser tú. Puedes recurrir a una lista de lemas, frases, ideales y jerga que te hagan único y la gente nada más leerlo, lo identifique con tu proyecto. Por ejemplo puedes elegir un saludo típico para dirigirte a tu público o seguidores. Yo por ejemplo utilizo mucho, hola emprendedor de alma inquieta
  2. Colores y tipografías : Tu objetivo es que transmitan los valores de tu marca y conecten con tu público. No vale solo que uses los colores que te gusten a ti sino que tienen que sean acordes con tu negocio. ¿Has oido hablar de la psicología del color?. Sobre la tipografías, combinan las personales y potentes con fuentes simples y legibles para los textos generales. Usa estas mismas fuentes y colores en todos los medios de difusión y promo de tu marca.
  3. Gráficos e imágenes : Intenta transformar un diseño profesional y de calidad en una web personal complementándola con detalles gráficos que a su vez deben formar parte de tu identidad visual. En mi caso he optado por bombillas en sus diferentes versiones y las dos "hojas-gotas " que representan a mis dos hijos. Puedes diseñar estos elementos por ti misma o sacarlos de bancos de imágenes, al igual que las fotos. Mis páginas de referencia para estas tareas son depositphotos y adobe stock
  4. Textos : Cuida el copy de tu web. No te limites a poner meras descripciones de tus productos o servicios. Intenta abordar cada página desde lo personal y emocional para que el lector conecte contigo y te vea como la solución que necesita. No escribas solo texto, cuenta historias. Puede que pienses que escribir no es lo tuyo o te quedes bloqueado pero el arte de vender con tus palabras se debe practicar y/o aprender.
  5. Estructura : Construye una web bien organizada, funcional y navegable. Se trata de hacer lo más accesible tu contenido a través de menús, módulos, botones, widgets,...Todo lo necesario aplicado en el lugar y medida adecuada. Recuerda que cuento más fácil se lo ponga al navegante, más tiempo se quedará en tu web y esto hace que google te posicione mejor.
  6. La plataforma elegida : La eterna duda, ¿Blogger o wordpress? por centrarme en las dos plataformas más generales y populares. Pues basándome en mi experiencia y lo mejor para la evolución de un proyecto online, debo decantarme por wordpress. Aunque tampoco quiero menosprecia a blogger (donde yo empecé) ya que conozco blogueras y he diseño blogs que están perfectamente monetizados desde allí. Todo depende de las necesidades específicas de cada proyecto.
  7. Cómo lo monetizas : Al fin y al cabo el objetivo último de los que empezamos un proyecto online por pasión, es llegar a vivir de ello o por lo menos que sea un complemento a nuestro trabajo principal. Hay muchas formas ganar dinero con tu blog y no es imprescindible que sea con la venta de servicios o productos propios. No debes olvídarte de los ingresos procedentes de posts patrocinados a marcas, afiliiación o publicidad.


Después analizar cómo aplicas estos puntos a tu proyecto, ¿Realmente estás contenta con los resultados? ¿Tienes el diseño que merece tu negocio online?¿Te sientes orgullosa y conforme con lo que transmite tu web cuando navegas por ella?
Si tus respuestas son afirmativas y tu negocio genera los beneficios esperados, te doy mi más sincera enhorabuena y te animo que seguir mejorando y aprendiendo.

La segunda opción es que estés satisfecha con el diseño pero no con los resultados. Entonces, habría llegado la hora de saber qué está fallando y poner los medios y acciones para hacerlo funcionar. En esta etapa te recomiendo que te formes sobre los aspectos necesarios para hacer que un negocio online funcione y después implementar tu misma los cambios.

Y la última posibilidad es que no te guste el diseño de tu web ni la rentabilices de una forma correcta. Seguramente que has puesto mucha ilusión e inversión en tu proyecto, y que no vaya como esperabas, te puede generar agobio, frustración y hasta te puede llevar a abandonar ese sueño por el que tanto has luchado.